ANEXO Nº 3 AL ESTUDIO JURIDICO

(Tomado de “LA PRENSA LIBRE”

Del 2 de setiembre de 1960)

GUANACASTE Y PUNTARENAS

(Por Moisés G. Aguilar Ch.)

Cuando en el año 1952 se llevó al Congreso la inquietud de algunos ciudadanos interesados en que se determinara cual de esas provincias es dueña de la Península de Nicoya, consideré que se trataba de un problema de carácter nacional y no local, porque la paz, la tranquilidad y la armonía entre los pueblos es un asunto que interesa a la patria en general.

Desde que me inicié y actué en la vida pública recibí las enseñanzas de grandes valores de la República, quienes, sin merecerlo yo, fueron mis compañeros de labores en el Poder Legislativo. En ese entonces todo negocio que se presentaba a la consideración de los diputados merecía cuidadoso estudio y para resolverlo se acataba el precepto constitucional que advierte que “LOS DIPUTADOS ESTE CARÁCTER POR LA NACION”; no por la provincia que los elige.

Digo con orgullo, sin temor a que se pruebe lo contrario, que como diputado electo por Puntarenas hice por la ciudad capital de la provincia y por todos y cada uno de los pueblos de los cantones que la forman una Labor de bien público superior a la realizada por mis antecesoresy no igualada por nadie en el tiempo que va corriendo.

Como diputado por la Nación intervinemodestamente en la discusión de importantes negocios, sin perder de vista el interés de la patria. Me esforcé por dotar de cañería un pueblo de Santo Domingo de Heredia;conseguir la emisión de una ley que permitió mejorar la carretera a San José, Aserrí, Acosta, obtuve apoyo económico para embellecer el Cementerio de Obreros de la capital; y cada año invaden los talleres los obreros que prepara el antiguo colegio de los Salesianos de Cartago, gracias, en buena parte, a la ley de becas para toda la República que se dictó a iniciativa mía.

A la Península de Nicoya la favorecí dotándola de una red telefónica que comunica varios pueblos.

Construyéndole la escuela de Paquera y mejorándole notablemente la de Corozal; me empeñé en el arreglo de sus caminos y desembarcaderos para lo cual visite aquella región en compañía del Director de Obras Públicas, el recordado don Max Efinger (q.d.D.g).

Quizá convenga decir que en el archivo de la Municipalidad de Puntarenas debe existir copia de la nota que transcribía un acuerdo de ese ayuntamiento por el cual se denegó la solicitud que se hizo de entrega, al gobierno de los fondos de caminos de los distritos que forman la Península, como aporte, muy pequeño por cierto, para la realización, por parte del Ministerio de Fomento, de un gran plan de obras cuya ejecución habría sido de incalculable importancia para el fomento agrícola, de aquella zona.

Mi opinión favorable a la provincia de Guanacaste en la disputa territorial que nos ocupa, es producto de un desinteresadoestudio y tiene sustento en los siguientes hechos y circunstancias.

Cuestión legal: el 5 de mayo de 1824 fue convocado un congreso constituyente. Se reunió el 6 de setiembre siguiente, y por decreto v del 24 de tal mes y año, en su articulo 1º declaró: “El estado de Costa Rica es, y lo será perpetuamente, libre e independiente de España. México y cualquiera otra potencia o Gobierno; el es uno de los federados de la República del centro de América y es soberano en su gobierno y administración interior”.

El congreso constituyentes, por decreto del 28 de enero de 1825, dispuso: “los pueblos de Nicoya y Santa Cruz deben considerarse interinamente agradados a este estado hasta la resolución definitiva de los altos poderes y por tanto deben protegerse con circunspección. Tino y prudencia como se protegen otros cualquierapuntos que forman parte integrante del Estado Costarricense”.

El congreso federal por Decretode 9 de diciembre de 1825, agregó el departamento del Guanacaste al territorio de Costa Rica.

El Congreso Constituyente, por Decreto del 14 de abril de 1926, y con vista del Decreto Federal de 9 de diciembre anterior, acordó: “que en cumplimiento de tal decreto el gobierno haga que en la posible brevedad se provea en aquellos pueblos de todos los funcionarios necesarios”.

El Congreso Constituyentes, por Decreto de 10 de octubre de 1826, dijo: “considerando que el Partido de Nicoya agradado nuevamente al Estado, debe regirse con arreglo a la constitución popular representativa del mismo, ha tenido a bien decretar y decreta: “Art. 1: Desde luego tendrá el Partido de Nicoya la representación que le corresponde a la Asamblea Constitucional erigiendo un diputado cuya duración será por este año y el de 1827. 2: “Concurrirá igualmente a su tiempo las elecciones de los otros supremos poderes de Estado en que se le computarán tres sufragios”.

El Congreso Constituyente, por decreto de 12 de diciembre de 1841 determinó las poblaciones que corresponden a los cantones delGuanacaste y en cuanto a Nicoya dice:

“El Cantón de Nicoya lo componen los pueblos de San Antonio, el centro, San Joaquín, San Lázaro, e indígenas”.

Por orden de 25 de enero de 1841 se da a los indígenas el decreto exclusivo para la explotación del caracol morado, “en las peñas hay en la costa de mar pacífico e islas adyacentes desde la punta de Cabo Blanco hasta la punta del Río La Flor”.

Tal orden deja así claramente establecido que la Península de Nicoyaes el caserío de los indígenas de que habla el decreto de 12 de diciembre de 1841 antes citado; que señala que es territorio del Cantón de Nicoya.

A mayor abundamiento cabe decir que al respecto existe un pronunciamiento tácito del Congreso, en sesión Nº 17 celebrada el 26 de marzo de1924 y publicada en la Gaceta Nº75 de 4 de abril siguiente cuando se dió la lectura al contrato celebrado por el gobierno con el señor Luis Gerbert Kleber, el cual en su articulo 1 decía: “En el deseo de fomentar en el país el cultivo del algodón y para los efectos de este contrato, se reserva una zona comprendida en la Península de Nicoya, jurisdicción de Puntarenas. El sin par luchador por los intereses del Guanacaste, Leonidas Briceño de tan grata memoria hizo uso de la palabra para pedir a la comisión que había de rendir dictamen a ese negocio, que “se sirviera corregir en la cláusula primera, el conceptoque expresa que Nicoya es jurisdicción de Puntarenas, consignado así en el texto del proyecto por razones de orden administrativo”.

Ningún diputado pensó en armar discusión por eso, ya que todos sabíamos de la razón que asistía al diputado proponente; y la comisión, compuesta por los diputadosdon Pedro Quirós A., don Ramón Castro F. y don Jesús Pinto, en su dictamen publicado en LA GACETA Nº71 del 30 de mayo del año dicho, consignó expresamente que el contrato era “en los baldíos nacionales del cantón de Nicoya de la Provincia de Guanacaste”.

El proyecto no se convirtió en ley debido a que interesados en el cultivo de algodón lo impugnaron pero no se dejoó oír ni una sola expresión en contra de lo pedido por Briceño, ni de lo aceptado por la comisión que dictaminó.

Cuestión gramatical: Si Nicoya, sin lugar a dudas, es parte del Guanacaste, lo que es de ella, tiene que ser guanacasteco. Dice el diccionario de la lengua que la palabra “DE”es una preposición que indica la posesión; por ejemplo: “la casa de mis padres” y en el caso que nos ocupa “La Península de Nicoya”.

Cuestión geográfica: como si lo anterior fuera poco, el señor Ingeniero don Federico Gutiérrez Brown, en su carácter de Director del Instituto Geográfico, en carta que publicó LA NACION, de fecha 27 de julio de 1951, dijo, entre otras cosas, lo siguiente:

“De jure de la Península de Nicoya pertenece a la Provincia de Guanacaste”; y agregó: “El Instituto Geográfico suprimió en la edición provisional de 1949, el signo convencional del límite provisional en la referida sección, precisamente porque no hay ninguna ley que haya adjudicado a Puntarenas territorio en la Península de Nicoya”.

Queda demostrado con lo expuesto que el Cantón de Nicoya es jurisdicción de Guanacaste y que la Península de Nicoya es parte de ese cantón; que esos territorios existen y hacen vida política y administrativa desde el año 1824, con la población auténticamente guanacasteca.

Para determinar la verdad en ese enojoso asunto, no es preciso buscar mas luces. Ni con la linterna de Diógenes se podría encontrar un argumento que destruya lo que las leyes, la historia, la geografía y la lengua señalan como cierto.

PUNTARENAS: veamos ahora lo que dice la historia en cuanto a Puntarenas. Hasta el año 1840 no tenía el puerto fisonomía política ni siquiera de orden administrativo, había escasa población, sin residencia fija.

El decreto Nº14 de 26 de febrero de ese año, habilitó el lugar como puerto para el comercio marítimo del Estado; demarcó sus linderos situándolo en la zona comprendida entre La Punta y La Chacharita.

Con el fin de estimular la formación y el crecimiento de la población, dispuso donar tierras en la zona señalada y en la milla marítima para los comerciantes y agricultores que quisieran establecerse en el puerto. Con ese mismo fin emitió el decreto Nº25 de 27 de abril de 1840 que donó tierras en Cabo Blanco. Fue así como principió a poblarse el puerto con las personas de distintas nacionalidades que lo visitaban. Eso explica el por qué en la Península de Nicoya existen habitantes que no son de origen guanacasteco, o que dejaron su ombligo muy lejos de ese lugar. De allí que yo no encuentre justo un plebiscito que se propuso ayer y se propone como solución de hoy.

Con miras a formar la comarca de Puntarenasse dió el decreto Nº30 de 6 de noviembre de 1851, por el cual dejó Esparta de pertenecer a Alajuela y pasó a serde Puntarenas; el mismo decreto fijó los límites de lo que hoy es la provincia, así: “hasta el Río Jesús María, a la parte oriental y la occidental hasta el Río Chomes”.

Fué el decreto número 25, de noviembre de 1862 el que dió vida a la Comarca de Puntarenas, compuesta según el de la ciudad de su nombre, de la ciudad de Esparta y de los pueblos de Térraba y Boruca. No hizo tal decreto referencia a los límites, con lo cual confirmó los señalados por el decreto del año de 1851 antes mencionado. Pero en realidad ni fue si no hasta el 26 de enero de 1877 que la Comarca de Puntarenas pudo tener en su ciudad cabecera una Municipalidad, debido a quehasta ese tiempo no contó con nativos que pudieran ser nombrados munícipes.

De manera que Guanacaste, con sus cantones, se perfiló en la vida nacional con todos los atributos de la ciudadanía, cincuenta y tres años antes que la ciudad de Puntarenas, y los territorios de aquella provincia no han sido desmembrados ni antes ni después del año 1862, porque un decreto ejecutivo no tiene fuerza suficiente para anular otro legislativo como lo es de del año 1851 citado.

Para mi provincia el amor de mis amores, he querido lo mejor: le dediqué mis mayores esfuerzos para dotar a casi todos mis pueblos de casa de enseñanza, a muchos de ellos, especialmente al de la ciudad cabecera. De cañerías, caminos, muelles, puentes, iglesias, alumbrado eléctrico, sin olvidar el acondicionamiento del hospital central.

Si el estudiantado de hoy y los políticos que lo dirigen en la ciudad de Puntarenas, creen que lo óptimo para la provincia es vestirla con ropaje ajeno, yo no puedo estar de acuerdo con esa tesis porque es denigrante y humillante para el pueblo. Así lo piensan las municipalidades de los otros cantones de la misma provincia, cuando habiendo sido consultados en el año 1952 sobre el asunto en disputa, unas contestaron que no tenían interés en él y otras ignoraron por completo la tal consulta.

Me interesa siempre tener mi conciencia tranquila. En esto nada me reprocha y con esto me basta.

Moisés G. Aguilar Ch.

(Artículo enviado por Herman Pérez, Tambor, Cóbano, de la Península de Nicoya)

 

 

 

 

 

 

 

 

“Que mal le habrá hecho el noble laborioso pueblo de Puntarenas a sus políticos queinsisten en vestirle con ropaje ajeno”

Comentario:

25 de julio del 2010: Unos de los días mas negros de mi vida y creo, que para Costa Rica entera. Duele escuchar en los noticieros que hay un proyecto de cantonato para Paquera, Lepanto y Cóbano, que, lo que les falta es definir a quien pertenecen, sia Puntarenas o a Guanacaste.

Oír eso, es muy triste y vergonzoso, inocentada culposa de los señores y señoras diputadas, como si realmente ignoraran que en tiempos de la anexión, el territorio anexado limitaba con Alajuela, donde tocaban tierra las aguas del Golfo de Nicoya, es decir, ahí por el muellecito (Puntarenas).

Lo que deja claro que en aquel tiempo lo mismo que hoy día, el Partido de Nicoya y la Provincia de Guanacaste son legítimos dueños de Lepanto, Paquera y Cóbano, el golfo y sus islas.

Hay un agravante mas, una de las razones que entusiasmó a los guanacastecos,entre otras razones, fue la justicia pronta y cumplida, y miren ahora como los padres y madres de la patria, bien sentadotes en sus curules luchan por una oportunidad para desmembrarla, sin entender que quitarle a la provincia guanacasteca, los Distritos de Lepanto, Paquera y Cóbano, el golfo y sus islas es ni mas ni menos que asesinar el espíritu y la buena fe de la anexión.

Fíjense bien, se ofrece justicia pronta y cumplida y en cambio, se da en forma tardía puñalada traicionera.

Se dice que la Sala Constitucional ha recomendado un plebiscito, para mi eso es ignorancia culposa también, es como tratar a la Anexión como un botín de guerra que no existió. Será acaso que no entienden que con estas acciones están destruyendo el manto glorioso que cubre a la Costa Rica del ayer, de hoy y de siempre.

Tambor, Cóbano, Península de Nicoya.08 de setiembre del 2010

Comentó: Herman Pérez Campos

 

 

 

¿Qué sucedió el 13 de marzo en Nicoya?
Algo está pasando en mí país, que provoca nuevas energías,
provoca movilización, unidad, coraje, esperanza, huipipías y
hasta lágrimas de felicidad.
No comadre, usted está muy equivocada: “Viernes 13” nos es día de agüizotes ni de mala suerte.
Si no pregúntele a las personas que hoy pasaron antes del medio día por el parque de Nicoya…
Hoy viernes 13 todas pudieron contemplar una de las apariciones más maravillosas,
controversiales y apocalípticas del país en los últimos tiempos:

- tres pastores y dos curas rezando juntos (y ninguno pidió plata ni diezmo);
- un Obispo sudando al lado de sufridos pescadores amenazados de desalojo;
- dos diputadas y tres diputados de diferentes partidos “hablando en una misma lengua”
y aceptando que sea el pueblo (y no el Poder Ejecutivo) quien proponga las mociones y el orden del día;
- un ejemplar Alcalde Municipal exigiendo en público a una transnacional que pague lo que le debe a su cantón,
que es el segundo más pobre de Guanacaste;
- un valiente regidor municipal hablando de las desgracias causadas por el terrible “huracán Ariasán” (-chez),
- puntarenenses y guanacastecos aplaudiendo y gritando a todo pulmón sin ser espectadores de cantantes
(que dan sueño) o de jugadores de futbol ligh

“En verdad, comadre, quedé como pasmao; creo que el fin del mundo se acerca”.
 

Y les cuento que no es ningún jetón el compadre Juan. Doy fe de la misma visión. Recuerdo la noche anterior haber recibido una llamada de Monseñor Victorino Girardi para preguntarme a qué horas era la manifestación democrática de las comunidades costeras en Nicoya. “Monseñor, por ahí de las 10 de la mañana, ojalá nos pueda acompañar” y así fue: vino el Obispo y comenzamos pasaditas las 10.

Me adelanté al estrado principal con mi amigo el Padre Gustavo Meneses (encargado de la pastoral de las gentes del mar en Puntarenas), y con nosotros también se acercaron tres pastores de diferentes congregaciones cristianas: Don Wiberth Salazar, de Nicoya; Don Eladio Barahona, de Isla Venado, y Don Miguel Azofeifa, de Nosara. Los cinco líderes religiosos tomamos la palabra y oramos “juntos como hermanos”, miembros no de una Iglesia, sino del Reino de VIDA. Y recitamos fraternalmente un mismo esquema espiritual ya preparado para invocar al único Señor que puede librarnos de las tempestades que amenazan desaparecer nuestras comunidades costeras (ver anexo). Los aplausos y la admiración de los presentes por el bello gesto de unidad entre los que parecían distintos me hizo soñar con que un día los del NO, los indecisos y los abstencionistas también pudiéramos decir SI al proyecto de la Unidad Política para los comicios del 2010: sólo así sepultaríamos para siempre la Bestia apocalíptica del neoliberalismo…

Todavía impactado por el gesto ecuménico anterior, mi OBISPO GIRARDI tomó la palabra y sin consideraciones al sol abrazador que amenazaba encender los pocos cabellos que enseñaba su cabeza, nos desnudó su confesión: “No pensaba venir a este hermoso acto, pues varias personas ya me habían alertado: Monseñor, esa es una reunión de tinte político, usted no debería dejarse manipular… Sin embargo, cuando la Comisión de Ostional de Santa Cruz me visitó en Tilarán y me hablaron de pobrezas, injusticias y familias de pescadores prontos a ser desalojados, no me pude resistir a acompañarles. Los pobres deben sentirse bien cuando su pastor les acompaña... La grandeza de Dios, sin duda alguna que se manifiesta en la obra maravillosa de su creación, pero la persona humana ocupa en ella un puesto central. Cuanto se deba escoger entre el dinero y la persona, no dudaremos en optar por la persona…el ser humano jamás puede estar a disposición del dinero o por debajo de otros intereses… Optar por Dios es optar por la persona humana, somos imagen y semejanza de Dios. Dios nos dio lo más bello, nuestra vida y también esta CASA inmensa que habitamos, la “OIKOS”, por eso hablamos de ecología, el cuidado de esta casa de la que somos lugartenientes de Dios… Oremos con fe, para que más allá de cualquier color, raza, profesión o interés económico, coloquemos siempre en primer lugar la dignidad de toda persona humana…”.

Pastores y Curas, cristianos católicos y de otras confesiones allí presentes, dijimos AMÉN con nuestros aplausos.

El facilitador del evento, Don Wilmar Matarrita (Director de FEDEAGUA), el mismo que había presentado al principio a quienes nos habíamos sentado junto a la mesa principal, dio lectura al documento avalado por los presentes y titulado: “Metodología técnica y política para el abordaje de la elaboración de manera participativa de la ley de territorios costeros comunitarios”, del que extraigo las siguientes propuestas:

- Estamos conformando el Frente nacional de comunidades amenazadas por la extinción

- Aunque al principio comenzamos sólo 6 comunidades, la semana pasada eran 27 y hoy ya son 32 comunidades en peligro de expulsión, desde Peñas Blancas y Puerto Soley, de La Cruz, hasta Cuchillo y Costa de Pájaros…

- Queremos territorios costeros comunitarios donde no se permita saquear los recursos naturales ni la invasión de todo tipo de plagas, incluyendo los megaproyectos.

- Promovemos el diálogo horizontal y transparente entre los diferentes actores

- De ninguna forma serán negociables los derechos históricos comunitarios

- El anteproyecto de Ley está en avanzada construcción, pero son bienvenidos nuevos aportes, en particular de los asesores de los partidos políticos, a quienes damos un plazo de 15 días para que comiencen a trabajar nuestra propuesta

- El 15 de abril próximo recabaremos los aportes en el Encuentro Nacional en NICOYA (No entendemos porqué todo lo “nacional” siempre tiene que hacerse en la capital que históricamente ha acumulado las inversiones y recursos de la forma más “anti-nacional e inequitativa)

- Los días 29 y 30 de abril celebraremos también en Nicoya el Congreso de Territorios Costeros Comunitarios donde se aprobará ya de manera definitiva el Texto de ley de Territorios Costeros Comunitarios.

- El 6 de mayo lo entregaremos con toda solemnidad en la Asamblea Legislativa

- El 25 de julio celebraremos su aprobación o con valentía mostraremos nuestra inconformidad en la Primera Protesta Nacional desde Nicoya, negociando un balance político de la situación y proponiendo nuevas estrategias.

La propuesta fue descaradamente clara y el ante proyecto de Ley que se entregó a las y los diputados manifestaba formalidad en cuanto al derecho, coherencia en la propuesta social y dignidad en lo político. Sólo faltaba ver la reacción de las distinguidas personas presentes. Rescato algunas de sus principales intervenciones:

- “El proyecto contará con mi respaldo total, no podemos permitir que se desaloje a los guanacastecos de sus tierras. Soy positivo y estaré muy cerca de todos los extremos de este proyecto” (SATURNINO FONSECA, PLN, Nicoya)

- “Estas tierras que antes no valían ni un centavo hoy tienen precios inalcanzables para los pobres, provocando la voracidad de muchos aprovechados… Continuaremos apoyando las luchas sociales en Guanacaste y Puntarenas. Las y los diputados de mi fracción apoyarán unánimes este proyecto que surge de las comunidades” (LEDA ZAMORA, PAC).

- “En Puntarenas tenemos muchos migrantes de Guanacaste, eso nos hermana más. No podemos tratar a los pescadores como extranjeros en su propia tierra. Los isleños por años han habitado allí y no se les reconoce su derecho de posesión. Me alegro de corazón por esta iniciativa y esta organización. Ustedes muy pronto serán dueños de las tierras que habitan. Invito a los demás diputados para que también apoyen el proyecto de condonación de deuda a los pescadores” (BIENVENIDO VENEGAS, PUSC, Puntarenas).

- “En mayo de 2006 me visitaron varios pescadores y me dijeron que teníamos que dar juntos una gran lucha para que no los desalojaran de la costa, por eso estoy aquí. ¿Acaso ellos son ciudadanos de otra categoría o de otro mundo? NO, son pobres que buscan dignamente el sustento diario... Sin embargo me tiraron a la basura el proyecto que los iba a salvar a ustedes, pero seguimos luchando. A los megaproyectos no se les debe otorgar más concesiones…. veo aquí muchos “Juan Santamarías”, adelante… Estaré presta a colaborar con esta propuesta de territorios costeros comunitarios” (XINIA NICOLÁS, PLN, Puntarenas).

- “Hoy no levantamos sólo la bandera de los territorios costeros amenazados, si no la de Costa Rica, la de nuestra dignidad. Exigimos que los guanacastecos no sean más extranjeros en su provincia ni los paquereños sólo empleados de Tambor. Veinte años de políticas neoliberales tienen aplastados a los pobres, que ya son más de un millón… El Gobierno los quiere suplantar a ustedes por extranjeros que sean los nuevos dueños de sus tierras… He estudiado este nuevo proyecto de Ley, lo mejoraremos a través del diálogo, pero es un excelente punto de partida: es la mejor defensa que pueden hacer a la tierra de sus padres, de sus abuelos… Si son burlados los intereses de estas comunidades costeras, yo mismo los acompañaré con sus protestas. Ustedes tienen la voz de la justicia… Por las venas de los guanacastecos no pasa horchata sino la sangre viva del gran cacique chorotega... Aquí nadie viene a pedir limosna, aquí venimos a exigir que se respeten nuestros derechos” (JOSÉ MERINO, Frente Amplio).

- “Debemos unirnos y luchar contra este capitalismo salvaje y depredador. A los primeros en tiempo y derecho que les corresponden las costas son a ustedes y no a los extranjeros que el MINAET y el ICT les dan la prioridad…En los territorios costeros el huracán “Ariasán” (-chez) sigue haciendo desastres…debemos protegernos uniéndonos” (GERARDO CASCANTE, Regidor de Abangares).

- “Esta es una lucha solidaria, por eso venimos desde Abangares. Como Alcalde les digo, estamos con ustedes. Somos la única Municipalidad de Costa Rica que trabaja transparentemente de la mano de la justicia, porque no tenemos ningún diputado que nos dé órdenes. Al último que intentó manipularnos y no quiso caminar con el pueblo lo declaramos “non grato” y fue un acuerdo unánime” (JORGE CALVO, Alcalde de Abangares).

Nos hubiera encantado escuchar las palabras del Alcalde de Nicoya, el mismo que recién acaba de vetar el acuerdo unánime que le habían presentado todos los regidores para que el presupuesto municipal sea confeccionado con la participación ciudadana y no entre los tres compinches que siempre lo hacen…pero por ningún lado se apareció...imaginamos que el huracán Ariasán (-chez) no le permitió acercarse.

Y para cerrar este histórico y memorable viernes 13 de marzo, el pueblo lanzó una moción para que los diputados y diputadas presentes la apoyaran:

-Proponemos que ustedes conformen una nueva Comisión en la Asamblea Legislativa que se comprometan a proteger las comunidades costeras para que NINGUNA sea desalojada hasta que no se haya fallado favorablemente el proyecto de Ley que les estamos proponiendo…Y TODAS y TODOS levantaron su mano derecha en señal de aprobación…y también automáticamente TODAS y TODOS los amenazados de ser expulsados de sus centenarias comunidades pesqueras se soltaron en gritos, abrazos y aplausos de satisfacción.

Aprovechando el jolgorio democrático reinante el Padre Gustavo Meneses sugirió: “También propongo que no se dé continuidad a los Planes Reguladores ni se apruebe ninguno nuevo en la zona costera hasta que la nueva ley que proponemos no sea discutida y aprobada en la Asamblea Legislativa”. Y de nuevo los brazos de los parlamentarios se levantaron y el jolgorio se convirtió en una explosión de huipipías.

La alegría era tanta que todos pidieron al Padre Ronal que concluyera aquel Pentecostés político que insolentemente se había colado un viernes de Cuaresma… y con mucha firmeza mi corazón explotó en agradecimiento al Dios de las montañas (Eloím) y del maíz que había resucitado aquel día al Chorotega muerto, hermanando de nuevo a las provincias de Guanacaste y Puntarenas, y permitiendo que nos entendiéramos, a pesar de nuestras diferencias, pero apuntando todos hacia un mismo sur: la dignificación de todas las personas de los territorios costeros, quienes también son hijos e hijas de Dios y no ciudadanos de segunda categoría. Y con la bendición del fuerte SOL nicoyano, que invitaba a tomarnos un vinito de coyol mientras almorzábamos en guacales un delicioso arroz de maíz, nos fuimos retirando entre abrazos y rezos, esperando que las promesas y esperanzas muy pronto se conviertan en leyes más solidarias.












Más artículos...

Publicidad

zapariosNN.jpg

Vídeos

PUBLICIDAD

Muebles La Península